-

9 de marzo de 2016

IBAFF 2016 (II): No home movie, O futebol y Loreak


Ya estamos en el segundo día de Sección Oficial de Festival IBAFF, una jornada en la que aparecen varias obras conocidas y con amplio reconocimiento (aquí podéis ver nuestra crónica a los cortos).

La primera película fue Loreak (Jon Garaño y José María Goenaga, 2014), multipremiada obra que pasó por el Festival de San Sebastián o los Premios Goya de 2014 y que este año intentó incluso  llegar a los Oscar. Os recordamos nuestra crítica a esta película que una la vida de tres mujeres a través, no solo de la muerte de un hombre, sino de las flores, aquí.


Decíamos conocidas porque la siguiente película, O futebol, de Sergio Oksman también la reseñamos aquí en la inauguración del Festival Márgenes. Sin duda un documental imprescindible que representa como pocas la clave de varias de las obras más valiosas del “otro cine español”, jugar con la estrecha línea que separa documental y ficción.



Finalmente la noche acabó con otro de los grandes nombres del año, una película imprescindible de la temporada que, esta vez, aún no habíamos podido disfrutar, la última obra de Chantal Akerman, No home movie. Después de varios meses ausente del blog, vuelve nada más y nada menos Alfonso G. Cañadas para escribir de ella.

Por Alfonso G. Cañadas

La última película que nos ha dejado la fantástica cineasta belga, Chantal Akerman, trata y consigue ser una definición de la figura de su madre, una mujer judía y viuda que contrae una enfermedad degenerativa que le conduce a la pérdida de la memoria y el conocimiento.

                                                                                                                                  
Todo ello lleva a Chantal a adentrarse en un camino hacia la definición de la población judía en la actualidad, sirviéndose de la abrumadora realidad para trabajar sobre conceptos como la imposibilidad del pueblo judío por encontrar un hogar, o la degradación de su memoria histórica.

El uso obsesivo por técnicas de rodaje de, muy seguramente, nulo presupuesto (la película se limita a Akerman, con su cámara en mano, recorriendo la casa de su madre) aportan a la obra un aire tan anarquista e inconformista como inestable, sin entender el término “inestable” como sinónimo de irregular, sino como la falta de la solidez clásica de la que presumen aquellas obras que pretenden autodefinirse como “películas redondas”. La inestabilidad es consciente y forma parte de un proyecto arriesgado, que se conoce a sí mismo como imperfecto desde el principio de su planteamiento.


Otra de las cuestiones más destacables que se abordan en No home movie, además de las citadas sobre el pueblo judío, es la comunicación y la tecnología, algo sobre lo que ya se habría pronunciado Akerman en alguna entrevista, resaltando que le entristecía ver en que se estaban convirtiendo valores y sentimientos como la amistad o el amor hoy en día.


Un cúmulo de factores oprimentes y a la vez irreparables de la sociedad actual nos conducen a través de la última obra de una de las cineastas más destacables del cine moderno.

Por Rafael S. Casademont
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada