-

5 de agosto de 2015

[CRÍTICA] La canción del mar: la belleza del dibujo es la magia de la historia



Song of the sea, de Tomm Moore ha sido para muchos la mejor y más alabada cinta de animación del ya extinto 2014. La cinta irlandesa ha sido galardonada con innumerables premios como el Cesar y el Premio del Festival de Gijón a Mejor film animado, aunque quizás sea más conocida por su nominación a los Oscars. También ha sido alabada por maestros como Bill Plympton.


De nuevo, Tomm Moore se inspira en una poética leyenda irlandesa para llenar la pantalla de bellas y mágicas imágenes. Una pareja vive en el faro de una isla con su joven hijo, pero un día la madre desaparece dejando solo a su hija, una bella niña muda llamada Saoirse, para sustituirla. Con un padre en depresión será la abuela la que se lleve a los niños de ese bello paraje a la ciudad. Durante el trascurso de la historia empieza a ser evidente el carácter mágico de la niña que parece estar muriendo poco a poco.


Al igual que El cuento de la princesa Kaguya de Takahata, la película de Moore cuenta la historia de una niña que crece en un mundo que no es el suyo hasta que este mundo mágico la reclama. Las similitudes con la última maravilla de Ghibli no acaban ahí. Al igual que decíamos respecto a la película japonesa, la historia de Moore cobra verdadero poder para el público adulto cuando la realidad está más presente, siendo la primera mitad de película la más potente, aunque, quizás los niños se fascinen más cerca de los mágicos finales.


También, al igual que la historia de Kaguya, la historia de Saoirse tiene su principal atributo en sus imágenes y estética. Uno no teme errar al escribir sobre la impresionante y sencilla belleza cromática de sus imágenes geométricas que traen la magia a la pantalla de forma aún más evidente que su argumento. La superlativa atmósfera que crea el 2D de Moore, especialmente en lo referente al mar y a la isla del faro es algo sencillamente superlativo, pese a su carácter artesanal.

Con su segunda obra, este autor irlandés se coloca como uno de las grandes referencias del cine animado, presentes y,  esperemos, futuras.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada