-

22 de diciembre de 2014

[CRÍTICA] “El Corredor del Laberinto”, una intrigante sorpresa.

the maze runner

“El Corredor del Laberinto”, supone el debut en la gran pantalla de Wes Ball, creador del notable corto “Ruin”, que también se espera que se adapte en un largometraje. Para esta primera incursión, Ball adapta la novela juvenil con el mismo título de James Dashner, siguiendo esquemas puramente de serie como los de la famosa ‘Lost’, para crear una película que en principio podría encuadrarse dentro de esa estética “Teen”, tan de moda en el cine últimamente, pero que sin embargo sorprende gratamente con un buen desarrollo de los personajes y una correcta dirección dentro de un argumento muy intrigante y enfocado claramente a explotarse en sucesivas secuelas.

The Maze Runner

Cuando Thomas (Dylan O’Brian) se despierta atrapado en un laberinto enorme con otro grupo de chicos, no puede recordar nada del mundo exterior más que unos extraños sueños sobre una misteriosa organización conocida como C.R.U.E.L. Sólo uniendo los fragmentos de su pasado, junto con pistas que descubre en el laberinto, Thomas podrá descubrir su propósito verdadero y la forma de escapar.

The Maze Runner

En este sentido, y pese a que no estamos ante un argumento demasiado original, si algo beneficia a “El Corredor del Laberinto” es su apuesta decidida por ir directamente al grano, Wes Ball acierta al meternos de lleno desde el minuto uno en la agonía y desesperación que envuelve al protagonista y su entrada en ese mundo que desconoce, lo que hace inevitable que el espectador fácilmente se convierta en un acompañante más de Thomas y sus compañeros en ese misterio que envuelve al laberinto

Un misterio e intriga  muy bien llevados por el director, que además consigue envolverlos dentro de un ritmo narrativo bastante rápido, acorde con el título de la película. Además, se agradece y mucho, que se aleje de innecesarios lances amorosos típicos de estos films para aprovechar al máximo la aventura que se nos está narrando.

The Maze Runner

Una película cuya pretensión principal va enfocada claramente a entretener al espectador sin más, algo que se consigue, con el añadido además de un clímax final que deja con ganas de secuela. Algo que puede ser positivo o negativo según se mire, ya que la película juega con muchas incógnitas que claramente deja entrever que se resolverán en futuras partes, pero claro, si este film consigue meternos en el cuerpo las ganas de saber y ver más, esquema parecido al tratado en series como ‘Lost’, las secuelas no pueden ser menos y deben de optar por una resolución satisfactoria y a la altura, y que determinará si nos encontramos con una historia verdaderamente completa e interesante o con un truño explotado en tres films, haciendo difícil su valoración individual.

Pero desde luego, la baza de no mostrar más de la cuenta, en esta ocasión ha sido un acierto y una buena elección por parte de su director Wes Ball en ésta primera incursión por la gran pantalla.

NOTA: 6.5
 Por Joaquín Muñoz (@JoaquinMGLoL)



Visitas
123
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario