-

19 de enero de 2016

[CRÍTICA] Joy: inventar, soluciones y problemas



Joy es el nuevo trabajo de David O. Russell (La gran estafa americana, El lado bueno de las cosas) donde el director y guionista americano vuelve a contar en el reparto con Jennifer Lawrence, Robert De Niro o Bradley Cooper.


La película narra los comienzos de Joy Magnano, interpretada por Lawrence, una chica lista y llena de talento cuya familia y entorno la arrastra a desaprovechar todo su potencial. Basada en la historia real de una leyenda de la teletienda americana, la película cuenta la historia de cómo Joy llevó a cabo su primera gran idea para el hogar estadounidense.


Estamos ante una película biopic que no nos cuenta la historia de una gran personalidad histórica, mucho menos fuera de Estados Unidos, sino, como la propia película anuncia, la historia de una mujer luchadora. Esa es la intención de la película, el retrato de una heroína de a pié, corriente, ama de casa, madre, hermana, hija y, por qué no, inventora.


Pese a las buenas intenciones de Russell la película resulta más floja e irregular que sus anteriores obras, ya de por sí inestables. Joy deambula de forma algo perdida encontrando, solo de vez en cuando buenos momentos que parecen revivir la película pero no logran más que salvar de la quema un flojo conjunto que caerá rápidamente en el olvido dentro de la masa uniforme, cada año más numerosa, que forman las películas candidatas a premios de Hollywood.


Pese al gran cartel del reparto solo la protagonista, Jennifer Lawrence, brilla con luz propia. Interpretando a un personaje más mayor de lo que su apariencia permite, la joven actriz consigue dotar de fuerza y atracción a su personaje en todo momento y, como suele ocurrir en estos casos, la interpretación, que tampoco es sobresaliente, acaba siendo mejor que la película. Joy se mueve alrededor de Jennifer Lawrence, O. Russell intenta seguirla para no perderse. El público se entretendrá con Joy, Lawrence ganará premios, la mayoría posiblemente justos, pero todos esperamos, por el bien de Hollywood, algo más de carácter de parte de David O. Russell en el futuro.


Por Rafael S. Casademont
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada