-

16 de junio de 2015

[CRÍTICA] ‘Kingsman: Servicio Secreto’: una elegante gamberrada.

Kingsman
Basada en la obra de Mark Millar y dirigida por el talentoso director británico Matthew Vaughn, nos llega ‘Kingsman: Servicio Secreto’, una de la sorpresas de este año, con un éxito a priori inesperado y que ha convencido por norma general tanto a crítica como a público. Un éxito que se entiende al entregarnos Vaughn, un film que sin reinventar el género de espías, le da una vuelta de tuerca y una frescura, que aunque se ve agradecida por la obra de la que bebe, no sería realmente funcional sin la autoría del director británico.


‘Kick Ass’,  fue una de las sorpresas de 2010, y la primera colaboración entre Vaughn y una obra de Mark Millar, y funcionó, además muy bien, siendo una parodia/homenaje de las películas de Super Héroes que además funcionaba muy bien como película de Super Héroes en sí misma. En este sentido, ‘Kingsman’ no es otra cosa que la misma idea, pero aplicada al subgénero de espías, y ante la pregunta de si funciona o no, la respuesta es un sí rotundo.

Cargada con un humor muy acido y bien dosificado, nos encontramos ante un film muy bien dirigido donde con un excelente Colin Firth y un correcto Tharon Egerton, asistimos a una historia más que conocida pero con un tratamiento moderno, actual y gamberro, pero que a la par, no olvida el clasicismo y elegancia del mismísimo James Bond, lo primero perfectamente reflejado en el personaje de Samuel L. Jackson, y lo segundo en el interpretado por Firth.


Además, se agradece la propia estructura del film, donde se ven dos actos confrontados a la par que funcionales. Un arranque, con una primera hora en cierta manera más seria y propia del género, a la que sigue una segunda hora, donde se muestra menos convencionalismo y más autoría de Vaughn, con su marcado sello más gamberro. Los personajes principales están bien desarrollados, los secundarios cumplen con su cometido y la acción está muy bien rodada, mención especial para la escena que discurre en la Iglesia, un falso plano secuencia salvaje, una locura muy disfrutable que culmina con una de las mejores frases pronunciadas por un ‘villano’ y que se burla y rompe con los clichés propios del género.


A partir de ahí, Vaughn se desmelena y nos entrega lo mejor de sí mismo dentro de su faceta más gamberra. Descerebrada, salvaje, violenta y divertida conforman la ‘sastrería’ de un director que ajusta a la perfección su ‘traje’, y en el que solo peca el hecho de no sorprender argumentalmente. No nos engañemos, de la misma manera que sabemos cómo va a acabar una película de James Bond, sabemos que es lo que deparará ‘Kingsman’ una vez que arranca, algo que poco importa en el momento en el que nos entregamos al espectáculo que se nos ofrece, y en el que el film cumple sobradamente.



Es por eso, por su tratamiento tan fresco en un género tan convencional, por lo que ‘Kingsman’ ha gustado tanto, una elegante gamberrada a la que Vaughn está dispuesto a volver, y el público espero que cómo yo, lo haga también.

NOTA: 7.0
Por Joaquín Muñoz

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios :

  1. Hola Joaquín:
    A mí "Kingsman" cuando la vi (ya hace bastante, cfreo que fue en marzo) me gustó y sobre todo me entretuvo. Hice entrada en mi blog (si quieres verla te dejo el enlace: http://bit.ly/1HPKD1v) y allí destaqué aparte de la parodia de las pelis de agentes secretos la magnífica música de la misma, ¡una auténtica gozada!
    Me ha gustado leer tu comentario sobre esta película.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Juan:

      excelente crítica la tuya también, pues efectivamente se me ha olvidado comentar la banda sonora, las canciones elegidas por Vaughn como en Kick Ass, son geniales, se lo curra bastante en este apartado y que junto a la composición de Herry Jackman (parodia musical de James Bond y Vengadores), hace que se una delicia toda la parte musical.

      Gracias por comentar

      Nos leemos ;)

      Eliminar