-

2 de mayo de 2015

[CRÍTICA] ‘Vengadores: Era de Ultrón’: La relatividad hecha crisálida.

Avengers Age of Ultron

Joss Whedon, artífice de una de las mejores o mejor según se mire, películas de Super Héroes, ‘Los Vengadores’, se pone de nuevo a la cabeza para intentar conseguir el más difícil todavía, superar una primera parte ya de por si brillante y encauzar el camino al siguiente y decisivo capítulo de una de las mejores franquicias Blockbusterianas que se han hecho. La pregunta es: ¿Lo habrá conseguido?


Después de la obligada revisión de su predecesora para ir bien preparado, me dispongo a sentarme y ver qué es lo que se nos ofrece. El film, desde el minuto uno deja muy claras sus intenciones, con un precioso plano secuencia que nos mete de lleno en una historia con un ritmo narrativo endiablado, pero que sorprendentemente apuesta por la profundización personal y emocional de los personajes. El film se rodea además, de un tono más oscuro, más dramático y en cierta manera más maduro, sin dejar de lado el humor marca de la casa, con un guión que con una estructura ciertamente parecida a la del film anterior, se siente más complejo y mejor elaborado, algo que muchos agradecerán.

Quizá, el único punto negativo y que no es tan negativo, es que esta secuela tiene más en cuenta el resto del films que conforman este universo, sobre todo uno: ‘Capitan América: el Soldado de Invierno’ se siente muy presente en buena parte del desarrollo de la trama, y aunque no se haya visto, se disfrutará el film igualmente, pero si se ve, se entenderán muchas de las cosas y algunos personajes secundarios que aparecen en el film.


En este sentido, Whedon sabe que en esta segunda parte pierde el principal factor sorpresa de su predecesora, ver a ‘Los Vengadores’ luchando juntos, y aunque hay más escenas de acción y excelentemente coreografiadas, incluso mejor que en su predecesora, se agradece que el director haya optado por imprimir un sello más personalista e intimista alrededor de ella. Algo que también se extrapola al antagonista, ‘Ultrón’ se siente como el mejor Villano del Universo Cinematográfico de Marvel hasta la fecha (que no el definitivo, ni por ende perfecto), y aunque su primera aparición se siente un poco precipitada y en cierta manera chocante, el desarrollo del mismo a lo largo del film roza la excelencia, adueñándose de la pantalla e imprimiendo una amenaza que va más allá de la física para nuestro grupo de Héroes, una amenaza más carismática y psicológica, que consigue hacer mucho más daño que un par de puñetazos o un ejército de robots.

También destaca la equidad. Si en la primera parte parecía difícil equilibrar a seis personajes venidos cada uno de films propios, juntar aquí a nueve más un amplio abanico de cameos, parecía algo imposible de llevar a cabo de una manera equitativa y funcional. Sin embargo, Whedon lo consigue. Tal y como hizo en la primera, cada personaje tiene sus minutos para desarrollarse a nivel personal y al nivel del espectáculo que se nos ofrece. Un desarrollo de los mismos, más intimista, en el que conocemos sus deseos, sus miedos, sus debilidades, en definitiva se humanizan todavía más, lo que hace que el espectador empatice mejor con ellos.


‘Evolución’, una de las palabras más repetidas durante el film, algo que parece característico de un universo, una franquicia, a la que se agradece que intente ir un paso más allá con cada estreno, ya sea sobre un personaje individual o sobre un grupo, como en este caso. ‘Vengadores: Era de Ultrón’, no es necesariamente mejor que su predecesora, lo que no quiere decir que sea peor. Si su predecesora se sentía como toda una sorpresa, esta secuela convierte ese sentimiento en una crisálida, una transición, un paso intermedio hacia esa evolución definitiva que debe ser ‘Vengadores: Guerra del Infinito’, y que ciertamente sobresale, se sostiene por si sola y juega con la relatividad de que dos horas y media parezcan cinco minutos.


Vengadores: Era de Ultrón’ es un Blockbuster sí, pero de los buenos, de los que se agradecen, y de los que vale la pena pagar para ver en pantalla grande. No busca nuestra reflexión, no busca que intelectualicemos con ningún mensaje, ni pretende pasar a la historia como una obra maestra del cine, sólo quiere sacar ese niño que llevamos dentro, que abra los ojos como platos y babeé con el espectáculo que se le ofrece, y eso lo consigue. No ganará ningún Oscar, pero si un hueco en el corazón de muchos fans, y eso para mí es más importante.

PD: Como siempre y como marca de la casa, hay una escena a mitad de créditos.

NOTA: 9.0
Por Joaquín Muñoz


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario