-

24 de septiembre de 2015

[CRÍTICA] It follows: no te acuestes con cualquiera

It Follows es una película de 2014 dirigida por David Robert Mitchell, quien se estrenó en la dirección cinematográfica con la película The myth of the american sleepover, en donde aborda la temática adolescente en clave de comedia dramática. En su segundo film continúa retratando a la juventud americana pero esta vez desde el género de terror.


Jay es una joven de 18 años que mantiene relaciones sexuales por primera vez con un chico que conoce de hace escasos días. Sin embargo, el chico la ha utilizado para ahuyentar a unos espíritus que lo acosaban. Así, Jay tendrá que soportar la maldición que este chico le ha pasado. Constantemente se sentirá observada y perseguida por un ente que solo ella ve y que puede adoptar la forma física que desee. Para evitar que le sigan tendrá que volver a acostarse con otra persona, pasando la maldición en cadena. Aunque nunca se sentirá liberada, pues si el ente consigue matar a la persona que le ha pasado la maldición, volverá a por ella.


Con esta peculiar premisa, David Robert Mitchell nos introduce en una historia que relaciona esta irreal maldición del inframundo con las comunes enfermedades de transmisión sexual.  A pesar de que se encuentren ciertas lagunas en su trama, It Follows se convierte en una película en donde el terror, la aventura y la intriga se mezclan con ciertos toques de humor. Esta miscelánea da como resultado un film entretenido que renueva el  género de terror para dejar patente la obsesión del mundo actual por el sexo y la sensación de sentirte constantemente observado en un mundo preocupado por conocer la intimidad de las personas.  Así, a través de un ritmo pausando (que no lento) se cuenta esta peculiar historia de terror en donde se aprecia una gran influencia por la década de los ochenta, sobre todo en la estética, el vestuario y la terrorífica y atrayente banda sonora. Es interesante destacar las panorámicas que realiza la cámara durante gran parte de la película, pues imita la reacción humana de mirar constantemente alrededor nuestra cuando observamos o nos sentimos observados.


Los actores, a pesar de no ser conocidos, hacen un papel adecuado. El único reproche que se les puede hacer es que a veces representan un papel muy estereotipado, pues está el típico chulo del barrio –Daniel Zovatto– o el enclenque y tímido amigo de la infancia –Keir Gilchrist– que siempre ha estado enamorado de la chica protagonista.


De esta manera It Follows se presenta como una brisa de aire fresco ante un género un tanto repetitivo, en donde dos sensaciones contrarias pero a la vez estrechamente unidas, el placer y el dolor, se manifiestan a través de esta maldición contagiada a través del sexo. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada