-

16 de julio de 2015

[CRÍTICA] ‘Terminator Genisys’: reboot, remake, tercera, quinta, ¿WTF?

Terminator Genisys

Dirigida por Alan Taylor, ‘Terminator Genisys’ supone el regreso de Arnold Schwarzenegger a su papel más emblemático en el cine, y quizá por el que será más recordado, el del mítico T-800.  El film no está gozando de demasiado éxito entre el público, y sobre todo entre la crítica que prácticamente la ha hundido, algo que se entiende en un film demasiado arriesgado, pretencioso y que se encuentra a medio camino entre el absurdo y la parodia de su propia identidad como parte de una franquicia.


Cuando John Connor (Jason Clarke), líder de la resistencia humana, envía el sargento Kyle Reese (Jai Courtney) de vuelta a 1984 para proteger a Sarah Connor (Emilia Clarke) y salvaguardar el futuro de la humanidad, un giro inesperado de los acontecimientos le sitúa en una línea del tiempo inesperada. Ahora, el sargento Reese se encuentra en un momento desconocido del pasado y se enfrenta a aliados inesperados, incluyendo el Guardián (Arnold Schwarzenegger), nuevos enemigos y una misión... Restablecer el futuro.

Contra todo pronóstico, el film tiene un arranque formidable y muy interesante, donde su primera media hora sirve de homenaje a ‘Terminator I y II’, con múltiples guiños  y secuencias de la que los fans disfrutarán, sin embargo es en ese momento cuando el film apuesta por introducir algo nuevo en la saga y donde todo empieza a tambalearse, hablo de la introducción de diferentes líneas temporales. Algo que a priori parece muy interesante y que podría haber empujado la saga a nuevos niveles, se queda a medio gas por un guión cargado de incongruencias que hacen insostenible la historia que se nos presenta, además de complicada.


Es difícil de explicar esto sin hacer spoiler, pero digamos que hay escenas demasiado incomprensibles por doquier, no porque estén mal explicadas, sino porque están sujetas a casualidades y un nivel de desarrollo en los personajes que deberían ser inexistentes tal y como los conocíamos. Un ejemplo es el desarrollo del propio T-800 interpretado por Arnold, sabemos porque está ahí pero no sabemos el 'cómo' e incluso su 'por qué' no esta bien explicado, una pregunta abierta que se entiende que se responderá en sucesivas partes, pero no es la única, y ese es el problema, el film abre muchísimos frentes y no cierra prácticamente ninguno.

El casting tampoco ha sido un acierto, quizá la única que se salva es Emilia Clarke como Sarah Connor, cuyo desarrollo se entiende perfectamente aunque se ve muy forzado y poco creíble. El resto de personajes apenas se desarrollan y si lo hacen son en un modo distinto a como los habíamos visto hasta ahora, lo que hace complicado empatizar con ellos. Incluso el mítico T-800 interpretado por Arnold es muy diferente al presentado en el resto de films, más infantil, más familiar, incluso demasiado cómico en determinados momentos, rozando la burda parodia de lo que fue una vez.


En este sentido, el film ignora completamente tanto ‘Terminator III’ como ‘Terminator Salvation’, algo que a mi juicio me parece un error, ya que los dos films, sin ser obras maestras, apostaban por una evolución en la saga hacia esa guerra, sobre todo ‘Salvation’, que nos mete de lleno por primera vez en ese futuro distópico, con un planteamiento simple pero muy acertado que conectaba perfectamente con las tres anteriores. ‘Terminator Genisys’ solo se contextualiza en base a las dos primeras, las mejores, pero ni aun así se salva, se hace demasiado liosa e incongruente, con un guión cargado de agujeros argumentales importantes y sin cerrar, que añadido al cambio en la personalidad de los protagonistas hace que resulte demasiado extraña e incluso rompa con toda la mitología de la franquicia.


El público se pregunta si esta es la quinta parte, la verdadera tercera, un reboot o un remake. Lo cierto es que es un batiburrillo de estas cuatro concepciones, lo que define perfectamente a un film que es eso, un lio mal concebido de presentes, pasados y futuros donde se abren muchas preguntas sin responder y donde las pocas respuestas que se dan, son tramposas, casuales, y muy poco satisfactorias.

NOTA: 4.5
Por Joaquín Muñoz

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada