-

5 de diciembre de 2016

Já, Olga Hepnarová: Cine checo de calidad



La semana pasada asistí al Festival Internacional de Cine de Cartagena, más conocido como FICC. Este año celebraba su 45 aniversario y esta es quizás la edición que más he disfrutado. Aunque muchas películas no he podido verlas, solo por maravillas como 'The Salesman', 'Ma Vie De Courgette' o 'Já, Olga Hepnarová' ha merecido la pena este festival. En este post me gustaría hablar de esta última.

Mi primera recomendación es que antes de ver 'Já, Olga Hepnarová' no leáis ninguna sinopsis, ya que la mayoría de las que he visto en Internet te destripan el final de la película. La historia está monopolizada por una chica, Olga. Se trata de una sufridora nata, maltratada en su casa, maltratada durante su internamiento, maltratada por toda una sociedad debido a su aspecto físico famélico y por tener un carácter tan distante de las chicas normales. Partiendo de está premisa se crea un terreno muy fértil para una contar la historia de una chica accidenta en lo que se refriere a lo emocional. El paisaje psicológico que nos propone la película es realmente increíble, sin dejar a nadie indiferente después de terminar su visionado.

Los realizadores, Petr Kazda y Tomás Weinreb, no intentan juzgar a su protagonista ni a ninguno de los personajes, lo que dota al filme de una gran naturalidad. Los diálogos son escasos, solo se habla cuando es necesario, se trata de una película donde se utilizan muy bien los silencios. Esa quietud argumental también se ve reflejada en los aspectos formales, se utilizan planos fijos, dejando a un lado esa moda que tanto impera en el cine últimamente de darle un movimiento continuo a la cámara como si fuera un documental, y la duración de estos es la necesaria para captar los sentimientos que se nos quieren transmitir. Se trata de una película pausada pero en ningún momento lenta. Uno de los mayores hallazgos de esta obra es el descubrimiento de Michalina Olszanska, la actriz principal, una chica joven y que posee un gran carisma en la gran pantalla, donde sale especialmente favorecida por el blanco y negro.


Desde luego fue una de las películas del festival de Cartagena que más disfruté, si no fuera por un señor de avanzada edad que se pasó la proyección entera mirando el móvil, cegando con su luz a toda la gente de su alrededor, y que llegado un momento de la película comenzó a bostezar fuertemente y a refunfuñar, pero a pesar de todo continuaba en la sala. Qué pena que este hombre no se encontrará con Hepnarová, necesitaba un buen escarmiento. En cuanto a su estreno en España, todavía no está previsto. Una lástima, la verdad.

Visitas
138
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada