-

15 de febrero de 2014

[CRÍTICA] ‘Gravity’: Compleja sencillez

gravity

‘Gravity’ es una de las películas más aplaudidas del pasado año y una de las favoritas para optar a varios premios en los Oscar, incluyendo el de mejor película. Con una recaudación de 698 millones de dólares para un presupuesto de 100, también se ha convertido en un éxito de taquilla, siendo la octava película más taquillera del pasado año. ¿Pero, que la hace tan especial?.

La respuesta es su sencillez, el jugar solo una carta, el ‘As’ de la técnica, la carta más alta de su baraja y lo que le permite llevarse la partida de calle, teniéndola, no le hace falta ninguna más de su mano. ‘Gravity’ es una maravilla visual, un paso adelante que desde ‘Avatar’ y su complejo 3D, no se había alcanzado. El director, Alfonso Cuarón, nominado por cierto también al Oscar, decide sacrificar bastante la trama, el argumento, la historia o como se quiera llamar, predominando una narrativa muy sencilla y, eso sí, unas interpretaciones por parte de Clooney y Bullock notables.


Un guión muy simple, al estilo ‘Enterrado’, es decir, una lucha por la supervivencia desde la más absoluta soledad,, y que de la misma manera que este segundo jugaba con agobiar al espectador metiéndolo dentro de la tumba del protagonista, ‘Gravity’, gracias a los medios que tiene a su alcance, todo sea dicho, consigue sumergir al espectador en el espacio, acompañando a los protagonistas y su agónica aventura espacial. Eres uno más, con la Tierra a tus espaldas, luchando por alcanzar esa trampilla que se te escapa, insuflar esa bocanada de aire que te hacía falta, estas dentro, y sientes algo que no habías sentido antes, la ingravidez.

Todo está medido al detalle, hasta las explosiones que no se escuchan, ya que en el espacio el sonido no se puede abrir camino,  y un tiempo prácticamente calculado al detalle, ya que hasta los 90 minutos que dura la película tienen su explicación, unos planos y fotografía cuidados al detalle, y unas secuencias memorables, véase el bonito  plano en el que la protagonista (Sandra Bullock) parece un feto a punto de nacer, en este caso de renacer, o cuando esa citada gravedad decide hacer su aparición.

Esa es la complejidad de ‘Gravity’, una dirección, fotografía, montaje y efectos especiales que te sumergen de lleno en ella, no tiene un guión demasiado elaborado y no lo necesita, porque esto es lo que quería Cuarón cuando viéramos la película, que sintiéramos lo compleja y satisfactoria que puede ser a veces la sencillez.

NOTA: 8.5
Por Joaquín Muñoz

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario